Hechizos de Harry Potter

⚡ Hechizos de Harry Potter que necesitamos en nuestra vida diaria

Windgardium leviosa. Uno de los hechizos de Harry Potter más conocidos (y muy bien pronunciados gracias a Hermione) pero no es el único de la saga de J.K. Rowling. Siete libros dan para mucha magia, especialmente en una escuela como Hogwarts. Pero como a menudo ocurre con todo sistema educativo, a veces tienes la sensación de que estudias materias sin utilidad práctica. «¿Por qué tengo que aprender esto?», suele ser una pregunta recurrente. No obstante, entre las lecciones de Hogwarts se pueden encontrar una serie de hechizos y encantamientos que son muy útiles en la vida real. Hoy repasaré una lista de los hechizos de Harry Potter más útiles para nuestro día a día.

La magia en los libros de Harry Potter

De todos los sistemas de magia que existen en los mundos de fantasía, el de Harry Potter destaca por dos factores: la presencia de hechizos cuyo nombre sus lectores recuerdan perfectamente (algunos) y la absoluta arbitrariedad de la autora, J.K. Rowling, para crear la magia de sus novelas.

Que nadie se engañe, la autora de estas novelas de fantasía inventa hechizos a medida que los necesita. Si bien hay que reconocer que Rowling tiene el buen atino de anticipar la existencia de un hechizo a sus lectores antes de que sea relevante para la historia. Esto se conoce como foreshadowing o anticipación narrativa. De este modo, cuando descubrimos un nuevo hechizo sabemos que sirve para la historia y que, una vez lo utilice, no nos sintamos engañados por un Deus ex Machina. Esto se aplica a toda la magia de Harry Potter, incluidos hechizos, encantamientos y pociones.

No obstante, es impreciso decir que todos los hechizos sirven el desarrollo de la historia, porque entre los grandes éxitos también sobresalen algunas redundancias (diversos hechizos que tienen un efecto similar) y otros sencillamente estúpidos. Pero hoy vamos a ser positivos, el artículo de hoy es una recopilación de los hechizos de Harry Potter más útiles que verás en los libros y películas. Allá vamos.

Hechizos de Harry Potter que necesitamos en nuestra vida diaria

He de reconocer que sentí la tentación de hacer una lista de hechizos de Harry Potter más inútiles, pero decidí dejar de lado esa negatividad y centrarme en aplicar soluciones. Es más fácil criticar que solucionar, y por eso deberías dejar de hacerlo.

Alohomora

Empiezo con un clásico. Tengo una hermana (dos, en realidad) que SIEMPRE se olvida las llaves y da un timbrazo cada vez que quiere entrar en casa, de modo que Alohomora haría nuestras vidas más fáciles, al evitar los timbrazos y, ya que estamos, el tener que llevar llaves.

Alohomora permite al mago abrir puertas cerradas, aunque estén con un candado. Aunque, si lo piensas bien, este hechizo es una herramienta muy útil en el arsenal del ladrón. Especialmente si se puede pronunciar con un susurro.

Accio, el más útil de los hechizos de Harry Potter

Es imposible imaginar un momento en el que este hechizo no sería útil. Ya no habrá nada fuera del alcance de tu mano porque con una palabra puedes recoger ese tenedor del suelo, el calcetín que se ha caído por el balcón, la moneda de veinte céntimos que rueda debajo de la mesa o ese tarro de galletas en el estante de arriba. Con Accio puedes conseguir todo lo que ves.

Reparo

Aún más poderoso que la cinta americana. ¿Gafas rotas? Ya no, Harry. ¿Vasos rotos? Tampoco. Un bebé travieso en casa. ¿A quién le importa? Todo lo que esté en pedazos puede volver a estar de una pieza con este sencillo hechizo. Además, piensa en todo el dinero que ahorrarías, no en reparaciones sino en no tener que ir a comprar uno que sustituya al dañado. Práctico, muy práctico este reparo.

Muffiato

El hechizo para cotillear sin ser cotilleado. Muffiato te permite crear una barrera de silencio, impidiendo que nadie ajeno a la conversación pueda escuchar lo que se está diciendo. No solo ofrece intimidad, también respeto. Sí, estoy pensando en esa gente que habla a gritos por la calle, o peor aún, en el bus, con el móvil pegado a la oreja. Un muffiato les vendría muy bien para no molestar a los demás.

Scourgify

¿Recuerdas lo necesario que es limpiar y la pereza que te produce solo de pensarlo? Pues bien, con Scourgify ya no tendrás que preocuparte porque los objetos, las superficies y los recovecos de cada mueble se limpian con una simple palabra. Este hechizo hace que las labores del hogar sean una carga de trabajo mucho menos agotadora. Sinceramente, deberíamos juzgar por crímenes de lesa humanidad a los magos por no compartir este hechizo con los muggles.

Sonorus

El opuesto a Muffiato. Este hechizo sirve para que todos, hasta el vecino del séptimo que está sordo como una tapia, te oigan. Ideal en apariciones públicas o para pedir ayuda a alguien que está a tomar por culo, pero tremendamente molesto si solo quieres «gritar para hacerte oír en una conversación». No lo utilices para eso, es muy descortés.

Lumos

A ver, es una linterna. Punto. No parece gran cosa, pero si lo piensas bien es una linterna que NUNCA se gasta. Ya sé que tu móvil tiene linterna, pero eso chupa batería que no veas. Además, es uno de esos hechizos de Harry Potter especialmente útiles en un mundo que parece atascado en la tecnología del siglo XIX, con sus velas y lámparas de aceite. Y, a juzgar por la cantidad de veces que Hermione y sus amigos la utilizan… pues no se puede negar lo práctico que es.

Mención de honor: Peskipipsi Persemoni

El más absolutamente inútil de los hechizos de Harry Potter, no solo porque su pronunciación ya es todo un desafío sino porque no hace absolutamente nada. Es probable que a ello contribuya quién lo conjura, Gilderoy Lockhart, que lo utiliza para repeler (sin éxito) a unos diablillos que están destrozando su clase. Es posible que sean dos palabras improvisadas por el nefasto profesor Defensa contra las Artes Oscuras. Sería muy propio de él.

Entonces, ¿por qué lo nombro? Porque mi yo adolescente, cuando vio la Cámara de los Secretos en el cine, se quedó ensimismado con Gilderoy LockHart. De verdad que me creí que iba a ser un personaje de esos que hacen leyenda, y de repente agita la varita con énfasis y pronuncia esas palabras… La expectación que me generó solo es comparable a la decepción de ver que no pasó nada. Así que lo incluyo porque, probablemente, es un gran hechizo, tan poderoso que Lockhart carece de poder para conjurarlo.

¿Hay más hechizos de Harry Potter que te gustaría utilizar en tu vida diaria?

Si tienes alguna preferencia personal (o uno que te hubiera venido bien para evitar un desastre) no dudes en dejar un comentario con tu propuesta de hechizos de Harry Potter que te hubiera gustado utilizar en tu vida diaria. No importa si es de los libros, películas o (ejem) videojuegos (nunca me gustó ninguno de ellos). Veamos qué se te ocurre a ti para añadir a esta lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *