≫ Las estepas de Avok: los héroes se forjan con sangre, propia o ajena

Vaya por delante que esta novela de fantasía es de las que se llevan cinco estrellas. Lo digo por que ahora mismo no sé bien qué decir para hacer justicia a esta maravilla. Así que voy a empezar por explicar en esta reseña de Las estepas de Avok en qué consiste este magnífico libro.

Reseña de Las estepas de Avok, la fantasía heroica debería ser así

«Hace tiempo supe de un camino de vida y muerte que seis ilanos recorrieron en las estepas de los kitanna. Tierra de atardeceres, yermo feroz donde…». Con estas palabras tan elocuentes los autores, Lola Basavilbaso y Luis Constante, nos sumergen en el libro de Las estepas de Avok. Fantasía heroica con un extra de heroísmo. Hasta rozar lo imprudente.

La premisa de la novela de Las estepas de Avok es que los odemi, la tribu más sanguinaria entre los ya de por sí peligrosos kitanna, ha decidido atacar un santuario ilano y raptar a las sacerdotisas que allí vivían. El porqué se desconoce. Pero no puede ser bueno teniendo en cuenta el apego a la sangre del dios Avok.

La dosis de heroísmo imprudente llega cuando Kelaion, el castellano de una miserable fortaleza cercana al monasterio, decide salir en persecución de los kitanna para rescatar a las sacerdotisas. Y como solo tiene dos soldados bajo su mando recluta a un variopinto grupo de improbables héroes. Seis cabalgarán a las estepas de Avok.

Palabras que evocan lugares

La portada de Las estepas de Avok

Existen escenarios que inspiran a la creación de novelas. Y luego hay palabras, cimientos de lo que merece llamarse literatura, que construyen un mundo alrededor del lector. La prosa de Las estepas de Avok está cargada de esa belleza, especialmente a la hora de describir unos paisajes que viven por sí solos. Ricos aunque parezcan ausentes de vida, palpitan, evocan…

Lugares que da gusto visitar en nuestras lecturas.

Esta emotiva capacidad de descripción en el libro de Las estepas de avok es un rasgo que ya demostraron los autores con La estrella se alza (también una novela del mundo de Êrhis), pero ahora consiguen que una estepa, que por poco no es un desierto, parezca tan llena y la vez tan vacía. Todo es inmenso en el llano. Y el mismo tiempo parece haberse extraviado en la magnitud de sus dimensiones.

Cuando lees esta novela te ves atrapado en ese bucle de noches y días, donde el camino recorrido solo lo sientes en el cansancio, pues no se puede ver el final. Y el lector compadece a los seis ilanos que viajan. Pues en la interminable estepa no hay donde esconderse, ni ningún lugar al que huir. Maravilloso.

¿Qué hacemos aquí?

Seis son los personajes de esta novela. Cada uno tiene sus razones para adentrarse en la estepa (deber, perdón, aburrimiento, lealtad…) pero muy pronto surge el gran conflicto de Las estepas de Avok. ¿Por qué estamos aquí? Todos iniciaron el viaje para rescatar a unas sacerdotisas pero tras el impulso inicial surgen las dudas.

Si los kitanna son muchos más, ¿cómo las rescataremos? Si desconocemos si siguen vivas, ¿para qué continuar? Esta es una novela de crear personajes, de fomentar disputas entre ellos y de momentos íntimos. De no saber si confiar en quien te protege mientras duermes. De una trama precisa y bien construida.

No he podido evitar compararla con La voz de las espadas, la gran novela de fantasía heroica de los últimos tiempos y percatarme de que la trama de Las estepas de Avok es muy superior mientras compite en calidad narrativa sobre las escenas de combate.

Una novela donde empatizar con los personajes (sí, eso que tanto se dice pero que los lectores realmente hacemos). Sufrir con ellos en su viaje por la estepa y aguantar la respiración cuando no está tan vacía como aparenta.

La trama es muy superior a «La voz de las espadas» y compite en calidad al describir combates. Clic para tuitear

Espadas y caballos

No es fácil escribir escenas de combate que parezcan verosímiles. A veces se corre el riesgo de describir demasiado. Y otras veces se cae en el minimalismo. Por eso me encantó (y de ahí que lo incluya en esta reseña) leer un combate concreto.

Se trata de la primera escena de lucha de Las estepas de Avok, que quita el aliento en un frenético y violento dos contra tres. Apenas es una pequeña escaramuza frente a lo que sucederá después, pero esta lucha entre unas hierbas altas es un ejemplo de buena estructura, intenso y un perfecto uso del vocabulario.

Y esa es la técnica que marcará los combates de Las estepas de Avok: precisión en el lenguaje e intensidad de emociones.

¿Recomiendo leer Las estepas de Avok?

Mi respuesta es absolutamente sí. Si te gusta la buena fantasía en español deberías comprar Las estepas de Avok. Porque es una novela que se merece difusión. Es más, si La estrella se alza (la primera novela del mundo de Erhis) ya fue buena, esta mejora el ritmo, lo que la convierte en ágil de leer. Exactamente lo que le pides a las novelas de fantasía heroica.

No en vano los autores, Lola Basavilbaso y Luis Constante, ganaron el Premio Talento con su opera prima. Y ahora buscan la superación.

Estoy convencido de que Las estepas de Avok conseguirá su modesta legión de fans en poco tiempo. Ahora pueden contar conmigo. Porque, de verdad, es tan buena como anónima, y me gustaría que lo segundo dejara de ser verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *